Una cisterna se usa para captar el agua y almacenar por mucho tiempo. Esto es de vital importancia, porque en cualquier momento que el abastecimiento de agua no sea suficiente o nulo, se puede acudir a ésta sin complicaciones.

Ventajas de una cisterna

Ahorro

Una cisterna de agua permite hacer más eficiente el consumo de ese recurso y disponer de él cuando sea necesario. Gracias a su diseño y calidad en sus accesorios se garantiza una circulación eficiente, sin goteos, ni fugas; además permite almacenar agua de lluvia, misma que puede reutilizarse en las distintas tareas de tu hogar o establecimiento.

 

Fácil instalación y limpieza

La cisterna de agua tiene la cualidad de ser ligera, lo que permite una instalación sencilla, sobre todo a la hora de transportarla. En cuanto a su limpieza podemos asegurarte que también es accesible y una persona normalmente entra sin problema en ella.

 

Agua limpia

Las cisternas de agua son fabricadas con el objetivo de evitar la creación de bacterias. Normalmente cuentan con una tapa hermética que impide, entre cualquier tipo de contaminante al interior.